Salteña participa de una aplicación pensada para personas con autismo


22 noviembre, 2022


La historia de Adriana Díaz Durán se debe contar hasta el cansancio. Es un pretexto para seguir apoyando a mejorar la vida de las personas con autismo.

Adriana es una salteña que por esas cosas de la vida se tuvo que ir a vivir a la ciudad de Córdoba siendo grande ya y se puso a seguir estudiando la Licenciatura en Diseño en la Universidad Provincial. Allí se encontró con Cecilia Green Canelo y Belén Gallardo y para su trabajo de tesis integrado comenzaron a pensar en un APP (aplicación) para personas con autismo.

Eso sucedió en 2021, aprobaron la tesis y los docentes las incentivaron a seguir desarrollando la idea. Así fue que recurrieron a diversos ámbitos para fabricar la aplicación, lograron algunos apoyos, muchas decepciones, pero finalmente lo consiguieron y hoy ya es una realidad.

La APP se llama Memo.tea y no solo acompaña a las personas con autismo, sino también a toda la familia y tiene la potencialidad de asistir a los profesionales que trabajan en ello.

Memo.tea es una aplicación digital simple lúdica y didáctica que, a través de pictogramas o fotografías, permite fomentar la comunicación y el manejo de la rutina de personas con TEA (trastornos del espectro autista). Además, ayuda a gestionar y reducir el tiempo de armado del material y la practicidad de poder llevarlo a todos lados.

Desde la página oficial de Memo.tea, sus creadoras explican que el propósito de esta APP es facilitarles a las personas con TEA la comunicación con su entorno y colaborar en su desarrollo diario en relación con su rutina, acompañando el trabajo que ya realizan profesionales y su familia.

En diálogo, Adriana Díaz Durán explicó que para poder desarrollar este proyecto se trabajó con los profesionales que están en esta área de la salud. “A partir de un estudio que realizamos junto a profesionales de área como psicólogos, fisioterapeutas y otros que tienen que ver con esta condición, logramos desarrollar esta aplicación”, expresó Adriana.

Memo.tea cuenta con su área de “Rutina y comunicación” para acompañar y brindarle una herramienta de ayuda, tanto para ellos como para sus familias y acompañantes terapéuticos.

Las personas con TEA necesitan tener en forma clara y visual su rutina diaria para que puedan anticiparse a lo que van a realizar para disminuir su nivel de estrés y de ansiedad. A su vez, muchas de estas personas tienen dificultades para comunicarse y deben contar con algún sistema alternativo de comunicación.

La idea de la APP es lograr la autonomía de las personas con autismo, o ayudar cuando las habilidades para generar esto se encuentran disminuidas. Se utiliza por ejemplo un lenguaje alternativo, para que aprendan y logren comunicarse más efectivamente con su alrededor. Muchas veces la información visual, al permanecer más en el tiempo (en comparación con comunicar algo verbalmente), los beneficia en comprender mejor y, a la vez, a expresarse. “Nos costó muchísimo llegar a desarrollar esta aplicación. Para eso consultamos a diferentes especialistas que trabajan con personas con autismo, con las familias, no solo de Argentina sino también con gente de Alemania, Noruega y Chile, recibimos aportes de la UTN (Universidad Tecnológica Nacional), con la gente de Ciencia y Tecnología y finalmente conseguimos una firma cordobesa para poder hacer realidad esta aplicación”, dijo Adriana.

Todo esa consulta previa para desarrollar la app se realizó en plena cuarentena por la pandemia de coronavirus. Un trabajo gigante que se hizo en la virtualidad.

Financiamiento

El otro desafío fue el financiamiento de la aplicación porque su desarrollo cuesta alrededor de 5 mil dólares. Se recurrió a los diversos estamentos del Estado y poco (casi nada) se consiguió. Hablamos de Nación, Córdoba y Salta. Finalmente fueron las personas sueltas, familias y amigos los que comenzaron a aportar lo poco que tenían para que Adriana, Belén y Cecilia cumplan con su trabajo. Ellas trabajan de manera colaborativa con la empresa MooD Technology, quienes le realizan el soporte digital.

Hoy la APP funciona, pero deben mucha plata y tienen que seguir con las campañas de financiamiento. La aplicación está disponible para dispositivos Android y Apple de forma gratuita. Dispone de una prueba sin costo de 30 días. Superado este período, se debe abonar una suscripción de 400 pesos.

Memo es una organización sin fines de lucro, por eso Adriana explicó que esta cuota se destina exclusivamente al mantenimiento de servidores, para que el proyecto pueda seguir en línea.

El uso de pictogramas o imágenes

Favorece el lenguaje receptivo (comprensión del lenguaje) y el lenguaje expresivo (comunicar deseos, necesidades, pensamientos e ideas).

Se reduce la presión terapéutica y familiar para que el paciente hable, y el mismo, al estar más relajado, tiene más posibilidades de oralizarse.

Se incrementa la comprensión de conceptos al disponer de diferentes estímulos (visual, auditivo, gestual, etc.).

Ayuda al interlocutor a entender al paciente y esto hace que esté más predispuesto para hablar, lo que favorece la presencia de modelos correctos de lenguaje oral.

Se puede utilizar en una variedad de ambientes que incluyen el hogar, la escuela y la comunidad.

Mayor autonomía en una interacción comunicativa, sin depender de otro que trate de interpretar lo que quiere.

Contribuir para una sociedad más justa

En la Argentina una de cada 59 personas cuenta con alguna condición de espectro autista y uno de cada 160 niños tiene TEA, por lo cual es imprescindible contar con herramientas prácticas para mejorar sus rutinas diarias. Es un compromiso por el cual debemos contribuir todos para lograr una sociedad más justa.

El autismo infantil es un trastorno que no solo afecta al niño, sino a todo su entorno familiar, no hay aún un tratamiento capaz de revertirlo a pesar de que existen terapias y actividades para tratar esta patología que mejoraría la capacidad de socialización del niño con este trastorno.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con estadísticas fechadas en noviembre de 2019, uno de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autista (TEA) y tanto ésta como sus asociados reconocen la necesidad de fortalecer la capacidad de los países para promover la salud y un bienestar óptimo para todas las personas con TEA./ El Tribuno

Comentario

^